lunes, 28 de noviembre de 2011

Artritis.

La artritis es una enfermedad que se presenta cuando hay una inflamación en las articulaciones, puede evolucionar de manera aguda o crónica. En las formas más agudas suele observarse  congestión de la sinovial articular y la presencia de derrame en dicha cavidad, el cual puede ser seroso, serofibrinoso, fibrinoso, hemorrágico o purulento. (Jackson, W.M. 1973)

Inflamación serosa:
La inflamación serosa se caracteriza por la extravación de un líquido poco espeso, que puede derivar del plasma o de la secreción de las células mesoteliales que revisten la cavidad pleural, peritoneal y pericárdica. La acumulación de líquido en estas cavidades se llama derrame. Las ampollas cutáneas secundarias a una quemadura o infección vírica corresponden a una gran acumulación de líquido seroso situado dentro  inmediatamente por debajo de la epidermis de la piel. (Robbins y Cotran 2010)



Inflamación fibrinosa:
Cuando aumenta la permeabilidad vascular, algunas moléculas de mayor tamaño, como el fibrinógeno, consiguen atravesar la barrera vascular y se forma fibrina, que se posita en el espacio extracelular. (Robbins y Cotran 2010)
Se desarrolla un exudado fibrinoso cuando las fugas vasculares son amplias o en presencia de un estimulo procoagulante local (p.ej. células tumorales). El exudado fibrinoso es característico de la inflamación del revestimiento de las cavidades corporales, como las meninges, el pericardio o la pleura. A nivel histológico, la fibrina aparece como una trama eosinófila de hebras y en ocasiones, como un coagulo amorfo. Los exudados fibrinosos se pueden eliminar mediante fibrinólisis y por parte de los macrófagos de los restos. Si la fibrina no se elimina, con el tiempo puede estimular el crecimiento de fibroblastos y vasos y provocar cicatrices. (Robbins y Cotran 2010)
La conversión del exudado fibrinoso en un tejido cicatricial (organización) dentro del saco pericárdico ocasiona un engrosamiento fibroso opaco del pericardio y el epicardio en la zona de la exudación y en casos de fibrosis extensa el espacio pericárdico llaga a obliterarse. (Robbins y Cotran 2010)



Inflamación supurativa o purulenta:
Este tipo de inflamación se caracteriza por la producción de grandes cantidades de pus o exudado que contiene nuetrófilos, necrosis licuefactiva y liquido de edema. Algunas bacterias (p.ej. estafilococos) provocan una supuración localizada, por lo que se les llama piógenas (productoras de pus). Un ejemplo típico de esta inflamación supurativa aguda es la apendicitis aguda. Los abscesos  son acumulaciones localizadas de tejido inflamatorio purulento causado por supuración dentro de un tejido, un órgano o un espacio limitado. Se producen por la siembra profunda de las bacterias piógenas de un tejido. Los abscesos contienen una región central, que se aparece como una masa de leucocitos y células necróticas. En general se reconoce una zona de neutrófilos conservados alrededor  del foco necrótico y fuera de esta zona focos de litación vascular y proliferación fibroblástica y parenquimatosa, lo que indica inflamación crónica y reparación. Con el tiempo los abscesos quedan rodeados de una pared y al final se sustituyen por tejido conjuntivo. (Robbins y Cotran 2010)



Comúnmente, el proceso inflamatorio cede, se reabsorbe el derrame articular y la artritis aguda cura sin secuelas. En otros casos, la regresión no se produce y la afección pasa a ser crónica. (Jackson, W.M 1973)
Ciertas artritis  adoptan una evolución crónica desde el inicio, como por ejemplo la artritis seca, denominada así por no tener exudado de liquido. (Jackson, W.M 1973)
La artritis involucra la degradación del cartílago, el cual normalmente protege la articulación, permitiendo el movimiento suave. El cartílago también absorbe el golpe cuando se ejerce presión sobre la articulación, como sucede cuando la persona camina. Sin la cantidad usual de cartílago, los huesos se rozan, causando dolor, hinchazón (inflamación) y rigidez. (14)
Las articulaciones se pueden inflamar por un mal uso excesivo de la articulación, desgaste, infección o una enfermedad autoinmune, que se presenta cuando el sistema inmune cree que una parte este es extraña a él. (14)

Los síntomas de la artritis pueden ser entre otros, enrojecimiento y calor de la zona afectada, dolor articular, disminución en la capacidad de movimiento, deformidad articular, rigidez especialmente en horas de la mañana.(8)
Se pueden realizar exámenes físicos los cuales los realiza un medico, al mismo tiempo hará preguntas para hacer una historia clínica. También se pueden tomar muestras del líquido que la articulación presente y radiografías para determinar si hay infección o el tipo de artritis que se presente. (8)

En las articulaciones afectadas crónicamente, la membrana sinovial normalmente delicada, desarrolla muchos pliegues vellosos y aumenta de grosor debido a un número y un tamaño aumentado de las células sinoviales limitantes y colonización  por linfocitos y células plasmáticas. Las células colonizantes, inicialmente perivenulares, pero más tarde formando  folículos linfoides con centros germinales, sintetizan factor reumatoide y otras inmunoglobinas. También hoy fibrosis y necrosis. Estos hallazgos son típicos pero no tienen valor diagnostico. El tejido sinovial hiperplástico (pannus) puede erosionar el cartílago, el hueso subcondral, la capsula articular y los ligamentos. Los leucocitos polimorfos nucleares no son prominentes en la membrana sinovial, pero con frecuencia predominan en el líquido sinovial. (Berkow R, Talbott J.H 1978)
El nódulo reumatoide, que suele encontrarse subcutáneo en zonas sometidas a trauma, es la lesión patológica más característica. Es un granuloma necrobiótico inespecífico  que consiste en un área necrótica central rodeada de las células epitelioides en <empalizada>  con sus ejes mayores perpendiculares el centro, todo ello envuelto en la necropsia en muchos órganos viscerales en casos de graves AR, pero tienen importancia clínica solo en unos pocos casos. (Berkow R, Talbott J.H 1978)

Artritis purulenta.
 Este tipo de inflamación se caracteriza por la producción de grandes cantidades de pus o exudado que contiene nuetrófilos, necrosis licuefactiva y líquido de edema. (Robbins y Cotran 2010)







Artritis Reumatoide. AR
Es una enfermedad crónica que lleva a la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes. También puede afectar otros órganos. (8)





Artritis aguda.
La artritis aguda se define como todo proceso inflamatorio de una o varias articulaciones que se caracteriza por: instauración rápida (en horas), presencia objetiva de signos flogóticos y limitación del movimiento articular normal, intensidad clínica moderada-alta y duración corta (días, máximo 4 semanas). (9)






Artritis conjuntiva o reactiva.
El término artritis reactiva se utiliza para describir la artritis que aparece tras una infección intestinal o génito-urinaria. Antes conocida como síndrome de Reiter, se caracteriza por presentar diversos síntomas como artritis, conjuntivitis uretritis, lesiones cutáneas, úlceras orales y diarrea. (12)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada